Mileroticos Cali Valle

19 enero 2022
Escorts, Prepagos, Putas, Dama de Compañia
Mileroticos Cali Valle “Lo barato puede ser decepcionante” Mileroticos Cali Valle ¡Prueba un sitio mejor! El sitio web Mileroticos es muy conocido en Colombia por servir como anunciante de prepagos en todo el país. Si bien esta página no es un intermediario entre las prepagos y los clientes, y por ende no puede intervenir, si permite a las mujeres, hombres y travestis publicar sus fotografías ofreciendo sus servicios. Recientemente recibimos el relato de la experiencia de uno de nuestros clientes probando una prepago que encontró en Mileroticos Cali Valle. La ciudad caleña es conocida en toda Colombia por sus mujeres culonas, calientes y atrevidas y vio un anuncio de una jovencita con estas características y una buena tarifa por hora ($70.000 COP). Lo siguiente que pasó es que contactó con ella al número de teléfono proporcionado y acordaron encontrarse en un motel cercano. Mi experiencia con una prepago en Cali, Valle Llegué al motel a eso de las 5 de la tarde, había tomado unos tragos con unos amigos en el almuerzo y ya me encontraba un poco prendido. La joven con la que cuadré el polvo llegó a eso de las 5:15, lo recuerdo porque de ansiado ya había pagado por la habitación y hubo un momento donde consideré que tendría que llamar a alguien más si ella no venía. Con las ganas no me iba a quedar. Lo primero que pensé cuando la vi es que no era ella, en parte porque no lucia como en las fotografías. La cuarentena nos hizo subir de peso a muchos y ella parecía no ser la excepción. Nunca me molestó tener sexo con gorditas, por lo que pensé, “vamos a dejarlo pasar ya que estoy prendido”. Subimos a la habitación y ella me preguntó sobre lo que quería hacer. Yo ya había tenido otros encuentros con prepagos por lo que no estaba nervioso y le comenté que esperaba una buena mamada, y luego quizás sexo anal además de sexo vaginal. Que quería primero que se quitara toda la ropa para ponerme acorde con la situación. Se desnudó y al menos tenía buenas tetas. Me comenzó a lamer las bolas y una vez estuve lo suficientemente duro me puso un preservativo de esos que dan en los moteles. Aquí comenzaron los problemas, el condón se rompió y no había más preservativos en la habitación. Me puse nuevamente el pantalón y salí a buscar más condones en la recepción, ya que ella no había traído preservativos. En la recepción no estaba el encargado, al parecer estaba abriendo el garaje para otra pareja. 15 minutos después estaba nuevamente en la habitación con 2 preservativos más. La mamada no fue nada del otro mundo, unos 20 minutos de lamidas que con el preservativo barato no se lograban apreciar. Pero, como les comenté, yo estaba bastante prendido y lo que quería era follar. La puse en 4 porque nunca he sido fanático de la experiencia de besos con prepagos, gustos son gustos. El sexo estuvo bien. El hecho de que estuviera gordita hacía que la vagina estuviera apretada y húmeda. Me encanta cuando gimen y eso me tenía entretenido. Como llevaba encima varios tragos estaba más enérgico de lo usual y dejé pasar el tiempo antes de penetrarla por el culo, ya que eso suelo dejarlo para el final. Cuando por fin pude metérsela por el culo me percaté que no se sentía tan apretado como de costumbre, pero ¿entrado en tragos a quien le importa? En cuanto acabé esperaba que ella se vistiera y vestirme. Yo había pagado por una hora ya que tenía otros planes y la verdad solo buscaba donde desfogar un rato. Oh sorpresa, luego de que terminamos me comentó que nos habíamos pasado de la hora por 10 minutos y que debía pagar la siguiente hora completa. Además de un cargo adicional porque el servicio de sexo anal no estaba incluido y había sido un error a la hora de crear el anuncio. En total fueron $190.000 COP más los preservativos de mala calidad del motel por una experiencia bastante cutre. Luego descubrí que por ese mismo precio habría conseguido una prepago mucho más atractiva, puntual y que al menos llevara sus propios preservativos. En fin, no lo recomiendo.