Prepagos Acacias

16 diciembre 2022
Escorts, Prepagos, Putas, Dama de Compañia
Acacias, Meta es un destacado pueblo llanero que alberga uno de los eventos culturales más importantes de esta parte del país, El Festival del Retorno, que se celebra anualmente como una oportunidad para promover los valores culturales, tradiciones y costumbres de la región llanera. El Festival del Retorno, que se realiza cada mes de octubre, reúne a los mejores representantes de la música llanera colombiana y venezolana. Con la asistencia de más de 40.000 personas, esta población pretende vivir una gran fiesta para dar a conocer la cultura de Llanera en todas sus manifestaciones, que se ve como una oportunidad para difundir y popularizar tradiciones y costumbres a través de expresiones artísticas como la música y el joropo” para ayudar a fortalecer la identidad cultural de los acacireños, especialmente para la nueva generación que debe entender sus raíces, adoptar y transmitir sus costumbres y folclor. También es el mejor momento para que las prostitutas hagan su agosto, En el centro del pueblo donde se encuentran todos los bares y negocios que ofrecen mujeres en su menú. Las mujeres involucradas en la prostitución en Acacias son a menudo de otras partes del país o países vecinos, muchas de ellas debido a las dificultades económicas. La vida de las prostitutas en Acacias es difícil y peligrosa, ya que tienen que lidiar con clientes desconocidos ya veces violentos, así como constantes amenazas de proxenetas y policías. La prostitución de acacias es un tema controvertido que se ha debatido en la comunidad de acacias durante muchos años. Aunque la prostitución es ilegal en la mayoría de los países del mundo, en algunas áreas de Acacias está permitida bajo ciertas condiciones. En Acacias, la prostitución fue históricamente considerada un fenómeno social necesario para satisfacer las necesidades sexuales de los hombres. Sin embargo, la percepción de la prostitución ha cambiado en los últimos años, sugiriendo cada vez más que debería prohibirse debido a su impacto negativo en la sociedad. Una de las principales críticas a la prostitución de Acacias es que es una actividad que promueve la explotación sexual de las mujeres. Muchas mujeres en Acacias se dedican a la prostitución por necesidad económica y no tienen otros medios para ganarse la vida. Además, muchas de estas mujeres son víctimas de la trata de personas y obligadas a ejercer la prostitución. Ana es una mujer que llegó a Acacias, nació en un pequeño pueblo del sur de Colombia, creció experimentando la crisis económica y política que azotaba al país y decidió que no quería seguir viviendo así. Ana compro un billete de bús con el poco dinero que había ahorrado y emprendió un viaje incierto hacia un nuevo destino. Cuando llegó a Acacias, se dio cuenta de que no tenía muchas oportunidades para ganarse la vida. Después de buscar trabajo, encontró como empleada del servicio. A los 18 años quedó embarazada y se casó, dando a luz a Juan, luego a Noelia y Mauricio. Sus días como esposa consistían en que su esposo llegaba borracho y después y le daba en la jeta. “Una Navidad casi me mata frente a nuestros tres hijos. Un vecino me salvó. Esa noche me prometí que nunca dejaría que me golpeara de nuevo. Presenté una denuncia contra él, pero la comisaría se negó a responder y solo lo encerraron solo una noche. Cuando lo soltaron a la mañana siguiente, me dijo: " gran puta, cuida a mis hijos, porque si les encuentro algo malo, te voy a clavar un cuchillo en la cabeza. De alguna manera sus palabras me condenaron, porque eso es lo que hice: criar y cuidar a mis hijos a toda costa, sin tomar en cuenta mi vida. Han pasado más de veinte años desde esa sentencia, pero Ana se derrumbó y lloró otra vez y una vez más. Como cabeza de familia, comenzó a hacer churros, albóndigas y pan casero, que vendía cerca mientras los niños iban a la escuela. Hasta que también le dieron ganas de aprender, y en doce meses de estudio pasó el séptimo año de primaria con distinción e innumerables felicitaciones. Cuando perdió su trabajo como empleada doméstica, Anna recurrió a la prostitución para mantener a sus tres hijos. “Una vecina cercana le dijo que era una prostituta y con eso se ganaba la vida. “Lo peor fue que a mi hija se le rompieron los zapatos y no pude llevarla a la escuela durante tres días. Durante ese tiempo me crucé con la vecina de nuevo en el paradero de buses. Le dije que no sabía qué hacer. La recuerdo sacando dinero de su mochila y diciendo: "Soy una prostituta". Si quieres, te llevo y te digo cómo es este trabajo, no puedes seguir así. Una semana después estábamos juntos en el bús. Las mujeres somos las putas de este infierno, la crisis hace que uno salga a vender lo único que uno tiene, su dignidad. Una es puta por el hambre, por la necesidad. " Las instrucciones eran mínimas: "poner cara de puta hasta que aparezca un cliente. “Pensé en cómo se vería la cara de una prostituta. Años después supe que el rostro de una prostituta es el rostro de una mujer pobre. “Nada de trabajo sexual, solo mujeres sin recursos”, dice un imán en el refrigerador de su casa en Acacias. En la jerga, el sexo pagado con el primer cliente se llama "bautizo", pero también se le llama "estado de puta". “Elegí ser Anita, ese era mi personaje. Ana era insensible y repugnante. Pero Anita era fuerte y decidida. Después de más de tres años de prostitución conocí chicas del sindicato de trabajadoras sexuales. Empecé a ir a mítines, a hablar, me gustaba que me aplaudieran, mis compañeras hacían preguntas. Anita se sintió fortalecida. " Ana confunde los nombres en su historia. A veces habla de Anita en primera persona. Muchos otros parecen haberse ido y ella lo recuerda como un extraño, otra historia que nada tiene que ver con ella. “Me tomó años sacar a Anita de mi vida”. Por ejemplo, una vez que estaba cuidando a un paciente y durante el camino a Villavicencio, alguien en el bus me preguntó mi nombre. Le respondí Anita. Lejos del bar Anita estaba viva y tuve que matarla. Ana creó un personaje llamado "Anita" Era una máscara para poder hacer el trabajo sin remordimientos. Cuando dejó la prostitución, le tomó muchos años salir de su vida. "Soy una puta reincorporada", dijo. Mientras pasaba las tardes en el bar, empezó a estudiar en las noches, primero el bachillerato, y luego en un instituto técnico se graduó de Acompañante terapéutica, en su jerga dice es saber cuidar viejitos. A veces llegaba tarde solo para poder acostar a los muchachos y luego a revisar los cuadernos, pero el sacrifico tuvo su recompensa. “Durante mis estudios comencé a ver y entender lo que pasaba en los bares del centro. Dejé de pensar en lo que hacíamos como un trabajo y me cansé de seguir con los entrenamientos del sindicato, que lo único que hacían era enseñar a complacer los diferentes tipos de hombre y lidiar con los tamaños de los penes. Porque no solo vivo mi vida, también veo la vida de otras mujeres. Una niña fue sorprendida mendigando dinero en una situación de la calle. Nadie hace nada. Yo tampoco hice nada, me hundí en la todopoderosa clandestinidad. Ver a una mujer sorda con su bebé esperando un cliente. O saber que una mujer que alimenta a cinco nietos porque sus hijos e hijas son unas drogadictas. O mi amiga Erica, que murió a los 36 años después de que le explotara la cabeza cuando un cliente la dejara sangrando por todas partes. Ana, recordó aquellos días y lloró amargamente. Volvió a llorar. “Me puse en situaciones muy peligrosas porque nos convertimos en animales. Una vez se me acercaron cinco tipos que estaban trabajando en una obra. Fui a atender a los cinco yo sola, de pie apoyado contra la pared, cuando se fueron mi cuerpo termino temblando, todos me penetraron por detrás uno por uno. Me pagaron 50.000 pesos cada uno. Ese día gané mucho dinero, pero cuando llegué a casa estaba destrozada: me dolían las piernas, los brazos, la espalda, apretaba los puños con demasiada fuerza. Entonces pensé que podrían matarme. ¿De cuántas cosas peligrosas me salve? Todas en el bar consumimos drogas, yo consumía de las legales como ibuprofeno, diclofenaco, corticoides, tramadol, morfina. Puede tomarse por vía oral o inyectarse. Alrededor de estos bares hay un círculo rojo: hoteles, tres o cuatro farmacias, santeros que venden productos para atraer a los hombres, abortistas. Todo un sistema que puede ser utilizado por la industria del sexo. " Después de consumir tantos fármacos, la gastritis me fregó, así que no tenía otra alternativa que inyectarme. De hecho, tengo muchos nudos en la cola porque me inyectaba mal. Cuando me drogaba no solo sentía que el dolor físico se me quitaba, sino el dolor emocional, este dolor es invisible pero siempre está ahí, y es más duro de quitar que cualquier dolor que haya sentido. Todas las putas lo hacíamos, al principio uno no quiere, pero las circunstancias lo abruman a uno todo el tiempo y empieza el vicio a rodar por todas partes”. Al final de un año caluroso, Ana sintió que iba a morir mientras esperaba a su "cliente". El dolor la paralizó. Le temblaban las piernas y no podía contenerse. Le dio pánico. Una profunda tristeza se apoderó de su cuerpo. No recordaba lo que pasó, pero sabía que llegó al hospital y les pidió que la cuidaran porque si no se suicidaría. "Recuerdo haber hablado con el médico durante horas. No sé qué le dije, pero nunca olvidaré lo que me dijo: 'Veo en ti una buena mujer, saldrás de esta como has salido de cosas más difíciles. La voy a cuidar, pero necesito que haga lo que yo te diga. Después de ese incidente decidí que iba cambiar mi vida por completo, de regreso a la casa me dije que jamás iba a poner un pie en un bar y que el cuento de Anita la puta había acabado” “No es el trabajo más antiguo del mundo, es el privilegio más antiguo de la oligarquía”, decía una pancarta afuera de su casa. En las primeras semanas, Anna necesitó ayuda con los medicamentos recetados por el hospital. Después de eso, ella podría cuidar de sí misma. Comenzó a coser muñecas y osos, que vendía en una iglesia cercana. Y siguió mejorando. Encontró trabajo tratando parejas de adultos. Puso su casa en orden. Los niños han crecido. Incluso se animó a invertir en mercancía para revender comestibles en casa. Ana es una de las muchas historias de mujeres en Colombia que trabajan como prostitutas en bares malos sin seguridad social, sin prevención de ETS y viviendo como perros.